2013/01/08

2013/01/07 Arnotegi (426m), Gangoiti (494m) y Pagasarri (673m)

Introducción
Hace tiempo que Jesús no visita la zona del Paga, así que quedamos para dar un paseo. Como a mí no me gustan los caminos frecuentados, vamos a ir por unos lugares menos trillados.

Acceso
Para realizar esta ruta se parte de Bilbao, yo en concreto aparqué en el barrio de Miribilla donde no hay OTA.


Descripción

09:00 (00,0km) -> Salimos del barrio de Miribilla (80m) y cruzamos San Adrián, para llegar a la subestación de Iberdrola de Larraskitu. La bordeamos por el Este y pronto giramos a la izquierda, dejando atrás el negro asfalto.

Unos metros por la pista de grijo y pronto comenzamos a tomar senderos que nos llevan por la ladera Norte del Arnotegi, esta zona en otoño está preciosa. Sólo nos queda ascender el Arnotegi por la loma Este, lamentablemente no vemos absolutamente nada.

Sendero


La niebla nos acompañará toda la jornada


10:00 (04,0km) -> Arnotegi (426m), únicamente se aprecian los restos del castillo. La niebla lo inunda todo. Continuamos hacía el Oeste, cuando sorprendemos a una pareja de corzos. Llegamos a una pista que seguiremos hasta el área de recreo de Igertu. Punto de partida de muchos mendizales.

Cima del Arnotegi


Pena de vistas, con la panorámica que hay desde aquí!


Fauna del Pagasarrri


Vamos hacía el Paga por la ruta clásica, pero en cuanto vemos la barrera a lo lejos, giramos a la derecha por una zona algo escarpada pasando sobre las canteras. La pendiente no permite que nos enfriámos. Salimos a un rellano herboso donde hay que buscar un poste de electricidad, desde ahí, hay que adentrarse en un tupido bosque, en el que apenas entra luz.

Tupido bosque


10:45 (06,9km) -> Encontramos el buzón de Gangoiti (494m), una foto y seguimos por una clara senda que hay en la ladera opuesta y nos lleva a un área de recreo cerca del collado de Gangoiti.

Junto al buzón del Gangoiti


Vamos a dar a un entronque de pistas, a la izquierda se baja hacía la barrera, a la derecha hacía el Pagasarri. Pues nosotros tiramos de frente todo tieso por un camino en medio de una campa herbosa, en este momento comenzamos a emerger de las tinieblas. El sol nos guía como el foco de un faro.

Empinado sendero


Saliendo de las tinieblas


Fantasmagórico


Montañeros que bajan


Seguimos la luz


Contraluz de Jesús


Emergiendo


Sierra de Aramotz, Mugarra, Leungane, Artatzagane, Saibi, Anboto, Aizkorri al fondo,...


11:15 (08,9km) -> Vamos hasta el Pagasarri (673m), sorprendéntemente aquí brilla un sol radiante, parece que estamos navegando sobre un mar de nubes.

Ese G-1!


Goikogane, Kamaraka, Biderdi, Ganekogorta,...


Buzón con el refugio y el Ganeta de fondo


Último tramo del Ganekogorta


Emerge el Pastorekorta


El macizo del Gorbea sobre las nubes: Lekanda, Aldamin, Gorbea, Oderiaga,...


Y las cimas del Durangalde, destacando Mugarra y Anboto


Oiz y su parque eólico


Una chinita a punto de caer


La nevera del Paga


Gongeda con el nevado Castro Valnera al fondo


Tras repasar la geografía circundante y dar buena cuenta del bocata retomamos el descenso, no sin antes visitar el refugio, ahí está expuesta la historia de la fuente de Tarín, que os la transcribo a continuación:


La leyenda del Carbonero común o Tarín

Esta leyenda, también desaparecida y escasamente conocida por todos aquellos que suben al Pagasarri y bajan hacia Artiba. En esas zonas existe un manantial que se denomina "Manantial del Tarín". Esta leyenda me fue relatada hace más de treinta años.

Había por aquellas zonas, un camino que se dirigía hacia Alonsotegi. Todos los días solía subir por allí una muchacha, a ver el ganado que sus padres dejaban por allí.

Todos los días se tropezaba con un joven muy parco en palabras. Pero con el tiempo se hicieron amigos, transformándose esa amistad en amor.

Una mañana, subía el joven con cara de preocupación: ella al verle, le preguntó que cuál era el motivo de su preocupación y llegando al manantial, él le respondió que no podría estar mucho tiempo con ella, pues se iba a tierras lejanas. Al oír esto la joven, se entristeció y lloró; el muchacho, no sabía qué decirle para consolarla.

De pronto, el joven observó un tarín que estaba en frente de él y le dijo entonces a la joven: "Mira qué tarín más precioso y cómo brillan los colores y qué manso es". La muchacha alzó los ojos y miró al tarín. Mientras le miraba el joven le dijo: "Mira Ana, yo te prometo ante este manantial y pongo por testigo a este tarín, que en cuanto termine lo que tenga que hacer en aquellas tierras lejanas, vendré y me casaré contigo". Dicho esto la besó y se fue, pues al día siguiente partía en un galeón hacia aquellas tierras lejanas que le esperban.

La joven iba todos los días al manantial y todos los días, salía el tarín. Pasaron así dos años, hasta que un día del mes de noviembre, recordaba las promesas que su prometido le había hecho, ya que no tenía noticias de él.

Al ir a beber agua al manantial, vio la cara de su prometido reflejada en éste. Pero al observar que tenía los ojos cerrados, lanzó un grito de horror; la imagen se borró rápidamente, recogió el ganado y volvió para su casa.

Volvió al día siguiente al lugar de costumbre; allí estaba el tarín y cuando fue a acariciarle, él se posó en su mano y oyó una voz que le decía: "Perdón, Ana, no he podido volver para cumplir la promesa, pues al volver hacía España el barco naufragó; reza por mi alma"

La joven, al oír esto, lanzó un grito y metió al tarín entre sus pechos. Bajaba por el monte como alma que lleva al diablo, mientras granizaba y nevaba; cayó en un risco y quedó sin conocimiento.

Sus familiares, preocupados por su tardanza, fueron a buscarla, encontrándola al cabo de cuatro días, enterrada en la nieve y muerta. La llevaron a casa y al ir a amortajarla, encontraron entre sus pechos el tarín con una gota de sangre. Dicen que esta gota de sangre significa la unión de los dos jóvenes en su amor.

Los lugareños de esas zonas respetaron durante muchos años al tarín, ya que ese pájaro significaba "la unión del amor prometido".

También dice la leyenda, "que aquellos que se casen el mes de noviembre y se han prometido en la fuente del tarín estando éste presente, esa pareja tendrá un matrimonio felíz".

----------------------

Nota: A ese manantial se le llamó antiguamente "el manantial del Pagasarri". Pero creo que hace unos 40 años, unos montañeros arreglaron dicho manantial, poniéndole el nombre de "la fuente del tarín, o manantial del tarín".

Según este relato, esta leyenda se creó hacía el siglo XIV. El nombre del manantial era debido a que antiguamente se reunían todos los pastores para hacer un gran rodeo, para así poder coger todas las caballerizas, pues los caballos de las zonas del Ganekogorta y del Pagasarri, eran considerados como muy fuertes.

Creo que la última vez que se hizo un tipo de rodeo, fue hacia el año 1941-42, para coger caballos en estado salvaje, para el Ejército español.

Un poco más abajo hay otro manantial que se llama Iturrioz, pues unos dicen que la leyenda sucedió en dicho manantial, pues su nombre es el de "Fuente Fría" y en dicha fuente es donde sucedió el hecho. Pero la mayoría me aseguraron, que la leyenda es perteneciente al Manantial del Pagasarri.

Texto extraído del libro "Tradiciones, mitos y leyendas en el País Vasco" de Juan Mugarza. 1981. Editorial LAIZ, S.A. Bilbao.


Para volver lo haremos por el "camino viejo" hasta Igertu, luego seguiremos bajando por asfalto, pasando junto a Iberdrola y deshaciendo nuestros pasos mañaneros.

De vuelta a las nieblas


Rayitos de sol


13:00 (14,8km) -> Barrio de Miribilla (80m)


Mapa


Perfil


Datos técnicos
Distancia: 14,8km
Desnivel: 800m (positivo) 800m (negativo)
Tiempo: 4:00 (con paradas)
Descargar el track: http://ibilbideak.euskadi.net/ibilbideak/view.do?id=7281

3 comentarios:

Portero dijo...

Gracias Joseba por esta historia tan bonita y poco conocida

Xabi Mujika dijo...

Ederra erreporra, ederra argazkiak eta ederra istorioa!!!!

Izugarria da behe lainoak argazkietan sortzen dituen efektuak eta izugarri ondo hartu dituzu. Saiatu zara argazkiak txuri beltzera pasatzea?

PD: ez nekien Bilbo inguruan orkatzak egongo zirenik, kuriosoa benetan.

igertu dijo...

Aupa,

Gracias a ambos por los comentarios,

A mí también me sorprendió la leyenda.

Xabi, ez dut frogatu txuri beltz-era pasatzea, frogatuko dut!
orkatz asko ikusten dira Pagasarri inguruko ez ohizko bideetan.


Geroarte,